Hacerse entender no es tan importante como Entender.

Hacerse entender no es tan importante como Entender.

!Ya no se trata de convencer o persuadir!

Actualmente las empresas, instituciones y me atrevo a decir que matrimonios que salen adelante no se enfocan en tener argumentos poderosos, actualmente las empresas más exitosas con las que incluso hemos trabajado en Costa Rica se enfocan en:

Entender al cliente.
Entender a sus empleados.

Esta es la nueva ventaja competitiva y una nueva competencia deseada de todo profesional en el mundo actual, hacerse entender no es tan importante como entender.

Todo Cambia

Cuando la pareja, el padre, el líder tiene la capacidad de entender al otro antes de priorizar sus argumentos, logra muchas cosas:

Que las personas visualicen tu interés en ellos.
Que se sientan comprendidas.
Que no buscas sacar un provecho sino ayudar.

Y todo esto cambia y mejora la disposición, voluntad e inclusive las decisiones de compra o compromiso hacia tu persona.

Sin embargo, parece que lo más común al momento de vender, persuadir o al intentar corregir, es darle peso a tus argumentos y justificaciones, todo aquello que consideras adecuado, el punto es:

Que no necesariamente la otra persona lo considera justo, cada cabeza es un mundo diferente, y el buscar primero entender al otro te da información de ese otro mundo.

y por supuesto no hay mejor estrategia para lograr el entendimiento que comenzar las conversaciones: Escuchando primero y haciendo preguntas al respecto.

Pasos.

1. Primero pide a la otra persona que explique la circunstancia o pídele información respecto a su interés.

2. Haz más preguntas al respecto para que te digan más de esas primeras palabras.

Esto aplica a todo ámbito de nuestra vida.

Ejemplos a nivel organizacional

En el mundo laboral a esto se le llama «Escucha sistemática» que produce un nivel de asentimiento y alineación muy superior al que produce un reglamento, una directiva o una orden.

Así se ha aplicado:

Se generan espacios o reuniones durante 3 días con los operarios y supervisores con una sola meta: Escuchar.

No se llevan mensajes, ni comunicados, sólo se escucha al personal, aunque salgan quejas que no están en sus manos solucionar; el proceso busca recavar información necesaria para visualizar nuevas estrategias basadas en el entendimiento.

Llevarlo a la práctica

Como toda habilidad y competencia, se adquiere con la práctica pero no requiere esperar a un conflicto o a la oportunidad de venta, lo puede hacer inmediatamente en su próxima conversación con cualquier persona.

Recuerde esta idea que le hemos compartido e intente solamente escuchar, realizar preguntas sobre lo que la persona está diciendo, evitando:

Dar consejos.
Hacer propuestas.
Decir qué opinas.
Contradecir.

Haz el juego de ver hasta dónde llegas centrándote sólo en el relato de la persona y averiguando todo lo posible al respecto, cambia de dirección solamente si te piden la opinión o te preguntan a ti.

!Nunca esperes más de 1 día para poner en práctica algo aprendido, adelante y te deseo esa satisfacción de experimentar cómo la gente empatiza más contigo!

Aquí hay un Curso Gratis que está ayudando a personas con sueños a desbloquear todo su potencial.

Tagged with 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *