La mejor historia de fe y voluntad que jamás haya leído

Estimadores lectores y lectoras,

Hoy es un día muy especial para nosotros, ya que hemos recibido un correo electrónico que se nos ha permitido compartir con ustedes, una historia de fe, de voluntad y de amor como ninguna otra y dicho en términos técnicos: La mejor historia de resiliencia que jamás haya leído.

——————————————————————

Estimado Sr. Eduardo Gomez

Quiero compartir con usted mi historia…de como he luchado contra esta enfermedad… espero que les sea de utilidad para despertar esperanza en mas personas y motivar a que luchen y valoren la vida !!

Ana Lavarreda¡Hola ¡ Mi nombre es Ana Elizabeth Lavarreda Gargollo, soy una madre que quiere ver crecer a sus hijos y por esta razón estoy dispuesta a seguir luchando, mientras Dios me lo permita. Les quiero compartir parte de mi historia… es una historia de esperanza y de muchos milagros que se han realizado en mi, dándome el regalo más preciado que es la vida.

En 2004 empecé a sentirme mal, con migrañas que fueron atendidas por un neurólogo, luego con molestias estomacales, dolor debajo de la costilla izquierda y dolores que fueron incrementándose a lo largo de 7 meses. Durante este tiempo visite a Médicos de distintas especialidades internistas, cardiólogo, especialista en colon, pero por los síntomas tan variables y aleatorios que presentaba, me trataron por colon irritable.

Durante estos siete meses, la verdadera razón de mi enfermedad y malestar fue creciendo dentro de mí, hasta que el 30 de abril del 2005, después de un día de tomografías de abdomen, tórax y pelvis, le dije a mi mama, “ya no puedo más, te encargo a mis hijos” Fue en ese momento que mi mama recibió la llamada del médico que me estaba tratando en ese momento y le dijo que en las tomografías salía que algo estaba mal a nivel de la pelvis.

Que probablemente había un tumor, pues tenía mucho líquido acumulado en el abdomen. Mi mamá llamo al Ginecólogo, un gran medico el Dr. Rodolfo Robles Herrera, y le indico que me llevara a la Emergencia del Hospital. Al ingresar al Hospital, las enfermeras creían que iba a tener un bebe, por lo extendido que tenía el abdomen, y me dijeron que pronto iba a estar muy feliz con mi bebe…. Pero yo no estaba embarazada, el dolor era insoportable y lo único que quería era que cuidaran bien de mis dos hijitos, Juan Andrés de 7 años y Rafael de 5 años.

El doctor me estabilizo y preparó todo para una operación de emergencia el 1ero de marzo del 2005. En la emergencia le dijo a mi familia que lo que yo tenía era cáncer, que estaba muy mal y que trataría de hacer lo mejor. Y así fue, me opero, logró remover  lo mejor posible los tumores de ovarios, matriz, intestino, vejiga, epiplón. Durante la operación, un doctor joven que le asistió en la operación le dijo al Dr. Robles: Cerremos, ya no hay más que hacer, está muy mal… pero Dios lo guió y siguió adelante, dándome una oportunidad.

Tardaron unos días en analizar en patología el líquido de los pulmones para verificar si había metástasis en ese lugar también, y lamentablemente si fue así. Tenía un cáncer de Ovarios Fase IV, con metástasis en los pulmones.  Según las estadísticas únicamente el 1% de las pacientes con este tipo de cáncer logran una sobrevida de 5 años. Dichosamente Dios me dio de nuevo el regalo de vida.

Recibí mis primeros 8 ciclos de quimioterapia con Taxol y Carboplatino, fue un duro caminar que gracias al apoyo de mi familia, amigos y en especial y sobre todo de Dios y de las oraciones logré superar. Como consecuencia del tratamiento quede con una terrible neuropatía periférica que me limitaba grandemente en mis actividades, se me dificultaba grandemente caminar, usaba silla de ruedas para movilizarme, no podía escribir y muchas cosas, pero con la Fe en Dios y agradecida por la oportunidad de vida, seguí adelante con terapia. Recibí terapia en el IGSS durante varios meses, para poder recuperar mi movilidad, durante este tiempo, debido a que no tenía sensibilidad, sufrí  una quemadura en la pierna, que al complicarse requirió hacer un injerto, para no perder la pierna.

Como estaba en tratamiento de quimio, fue difícil pues no pegan bien los injertos, pero Dios ayudó de nuevo en esto. El apoyo de mi familia, en especial de mi mamá fue un gran motor para mi recuperación. Viví y compartí momentos felices con mis hijos, y estuve en remisión, es decir libre de enfermedad después de terminar mi tratamiento por 18 meses.

Gracias a los esfuerzos de mis padres,  hermanos y cuñadas, que han sido como mis hermanas, tuve la oportunidad de viajar al Hospital MDAnderson en Houston, en donde me atendió el Dr. Anil Sood, otro ángel que Dios envió en mi camino, y quien con sus propias palabras dijo: Recibí mucha ayuda de allá arriba. Al visitar al Dr. Sood en junio del 2007, para uno de mis chequeos, 18 meses después de haber sido tratada, me encontró que estaba nuevamente totalmente llena de la enfermedad.

En ese momento, fue necesaria otra operación, aun más delicada, en la cual removieron nuevamente intestino, limpiaron el hígado y el diafragma. No sabían si quedaría con colostomía, respirando por un tubo… Dios hizo nuevamente otro milagro en mi vida y me permitió continuar en este caminar… Un mes después de la operación, recibí nuevamente el tratamiento de quimioterapia con Taxol y Carboplatino, me lo aplico el Dr.Mario Fredy Sandoval, otro gran médico y muy humano.

Fue durísimo, pero únicamente con la ayuda de Dios lo pude soportar! Después de dos de las ocho quimios que me pusieron tuve otra complicación, mis intestinos se paralizaron… estaba muy mal, estaba nuevamente al filo de la muerte, solo pensaba en mis hijitos. En ese momento Dios envió a otro ángel que ha sido un gran apoyo en este duro caminar, el Dr. Rudolf García Gallont, quien con su ayuda logró salvarme la vida.

Estuve en el intensivo del Hospital más de un mes, pero gracias a Dios logré recuperarme, seguir con mi tratamiento y una vez lo termine, logré estar libre de enfermedad por 12 meses. En este tiempo pude aprovechar al máximo a mis hijos, aun tenía problemas de neuropatía, pero gradualmente mejoré. Mi familia nunca me abandono, siempre me apoyó, al igual que amigas que siempre me han dando ánimo en este duro caminar.

En el 2009, empecé con fuertes dolores en la ingle de la pierna izquierda, era una Semana Santa, como estaba recibiendo terapia para mi neuropatía, creía que me había jalado un tendón o lastimado con los ejercicios…. Pero el dolor se incrementó a un nivel insoportable, me hacían infiltraciones dos o tres veces por semana, para disminuir el dolor, pero el dolor no bajaba, era peor cada vez, por lo que fui a otro chequeo  con el Dr. Sood, me evaluaron y de nuevo el cáncer había vuelto, encontraron que ahora estaba en el peritoneo. Esta vez me dijo el Dr. Sood que los tratamientos tradicionales no aplicaban a mi caso, y que necesitaba someterme a un tratamiento experimental.

Esto era ya duro para mí, pero se incrementaba mi pena, pues tenía que hacer el tratamiento fuera del país, y lejos de mis hijos, que son mis motores para seguir luchando… sin embargo, con un gran esfuerzo de mi familia, logré recibir el tratamiento en Houston. Como Dios nunca nos abandona, nos envió a otro ángel, Estelita Bahuer, una sobreviviente de cáncer de tiroides, que es salvadoreña y que vive en Houston.

Ella sin conocerme ofreció su casa para que pudiera ir a mi tratamiento. En esta oportunidad me pusieron Vegtrap y Taxotere, fueron 10 quimios las que necesite para lograr llegar a remisión. Este tiempo de tratamiento fue muy duro, pero sentí la presencia de Dios todo el tiempo a mi lado, El me dio la fuerza para luchar. Todos los días esperaba poder hablar con mis hijos, papá, hermanos por skype.

Estelita fue un gran apoyo para que pudiera hacer mi tratamiento. Este tratamiento, me ayudó a recuperarme de la neuropatía, fue increíble, pues el neurólogo que me atendía en MDAnderson, antes de iniciar mi tratamiento me había dicho que mi problema de neuropatía periférica era irreversible, pero para Dios no hay nada imposible.

Logré regresar a casa para ver a mis hijos hacer su primera comunión, fue un viaje duro por las molestias que tenía, pero el poder verlos en ese día tan especial me dio la fuerza para estar con ellos. Esa fue la única vez en los 8 meses que estuve fuera que pude regresar unos días para estar con ellos.

Durante el tratamiento, tuvimos que enfrentar muchas situaciones difíciles, pues ya había terminado con los ahorros de mis hermanos y padres, y el tratamiento era sumamente caro…. Esta enfermedad además de ser terrible, acaba económicamente a cualquiera. Cuando llevaba 8 ciclos de quimio, aún faltaban 2 más, los recursos económicos se nos habían acabado, así que fue muy difícil porque si no terminaba el tratamiento mis probabilidades de lograr remisión se esfumaban. Pero Dios nos ayudo, mi familia empeñó todo lo que pudo y así logramos los recursos para poder terminar este tratamiento.

Logré estar libre de enfermedad, en remisión, esta vez aproximadamente 20 meses. Lo increíble ahora fue que después de tomar varios meses recuperarme, estaba logrando retomar mi vida gradualmente, como la neuropatía se había eliminado, lograba caminar y hacer muchas cosas, yo había dejado de ir a trabajar desde el 2005, y por tres meses logré ir a la oficina medio tiempo, estaba muy feliz de poder retomar mi vida. Ya podía ir con mis hijos a todas sus actividades, y logre verlos crecer ¡

El 13 de septiembre del 2011, sentí un fuerte dolor de abdomen, y como me tocaba mi flush del puerto (con el que recibo mi quimio) con el Dr. Garcia Gallont, me examinó.  No era la hernia lo que me provocaba el dolor, era un derrame pleural del pulmón izquierdo.  Me tuvieron que internar en el Hospital de emergencia.  El 14 de septiembre del 2011 tomaron muestra del líquido que estaba dentro del pulmón para ser analizado y lamentablemente el informe patológico me informo que el cáncer había vuelto, ahora es mi cuarta reincidencia.

En una tomografía vieron que está en el pulmón, en unos ganglios y hay posibles lesiones en el hígado.  De nuevo me tengo que enfrentar a esta terrible enfermedad, pero ahora, después de todo lo que he pasado, mi cuerpo está debilitado…. Pero mi fe es fuerte.

Esta vez he tenido que pedir ayuda a todas las personas de buen corazón, para que pueda hacerme mi tratamiento.  Estoy dispuesta a luchar, mientras Dios me lo permita.  El tratamiento que me sugirieron ahora es de Taxotere-Carboplatino, me lo puedo hacer localmente, lo que me da muchas fuerzas, pues puedo estar al lado de mis hijos.  Solo Dios puede hacerme tanto milagro y darme tanta fuerza para luchar.  El apoyo incondicional de las personas que me aman, me ha ayudado en gran medida a mantener el ánimo y las oraciones me fortalecen y cuando siento que ya no puedo más, confió en Dios y El me lleva cargada.

Recibí nuevamente quimioterapia, es la 27 vez que recibo quimioterapia…. El tratamiento es muy duro, provoca grandes dolores, mucha náusea, diarrea, dolores intensos de cabeza, los efectos me duran varios días, pero Dios nunca me abandona.  Los cuidados de mis seres queridos y amigos que están siempre a mi lado me fortalecen y me permiten seguir adelante.  Mis hijos ahora ya tienen 13 y 11 años. Y si Dios me permite el 18 de octubre estaré cumpliendo 45 años de vida.

Estoy agradecida por la oportunidad de vida y espero poder continuar hasta cumplir la misión que Dios me encomendó.

Al llamado de ayuda que hice, para poder seguir con mi tratamiento, he recibido un gran apoyo.  Para recaudar fondos para el tratamiento se nos ocurrió con mi mamá hacer una rifa, pero no fue hasta que mis cuñadas, amigas, familiares y amistades cercanas, esto se está haciendo una realidad.

Muchas personas que a través del tiempo he conocido, ahora ,cuando más lo necesito, han hecho posible con su amor y apoyo  seguir mi tratamiento.  Yo estudie en el Colegio Monte María, y mis compañeras me están apoyando, están organizando Bingos, Rifas, Donaciones y otras actividades para ayudarme…. Yo soy maestra, y alumnas que tengo más de 25 años de no ver, me están ayudando y dando ánimos para seguir en la lucha… mis amigas que siempre me acompañan  y dan fortaleza, los amigos de mis hermanos,  los médicos que Dios guía para poder curar a tantos enfermos y mi familia, siempre está conmigo y me ayuda en todo. Yo soy dichosa pues tengo una gran familia, que aunque no estamos todos en un mismo lugar físico, nuestro corazón siempre está unido por un gran amor. Sin el apoyo de todos ustedes, no podría seguir en la lucha…. Les agradezco de todo corazón su ayuda, cariño, oraciones…..Gracias a ustedes pude realizar mi tratamiento completo durante los últimos 9 meses.

Yo estoy convencida que si Dios me ha hecho tantos milagros de vida, a lo largo de este caminar, será porque aun tengo algo importante que hacer… Gracias a todos y todas por ayudarme a lograrlo ¡  Las oraciones tienen una fuerza indescriptible que logran los milagros !

Hoy el 25 de marzo del 2013,  después de los últimos 10 ciclos de quimioterapia,  le doy primero Gracias a Dios por el nuevo Milagro que ha hecho en mi vida, pues los exámenes de PET Scan muestran que no hay enfermedad activa !!!

Estoy feliz por esta nueva oportunidad de vida.  Dios me ha hecho de nuevo otro milagro en mi vida !! Estoy feliz y muy agradecida por su misericordia para conmigo.  Agradecida por todas las oraciones de tantas personas que han pedido por mi salud.

Logré después de este fuerte tratamiento recuperar mi calidad  de vida hasta el punto que logré regresar a trabajar, medio tiempo en septiembre del 2012, estaba tan feliz y llena de vida, mis hijos y yo pudimos compartir tantos momentos juntos, ya podía asistir yo a los días de la madre en el colegio, fue increíble ¡ La salud es algo tan preciado, que debemos valorar y cuidar siempre ¡

Hoy estoy disfrutando de la vida junto a mis hijos, es marzo del 2013 y estoy libre de enfermedad, de acuerdo a mi último Scan realizado el 14 de febrero 2013 y … doy gracias a Dios por la vida y por cada momento para compartir al lado de mis dos angelitos que ahora son jóvenes de 13 y 15 años… Dios me concedió lo que le pedí, ver a mis hijos crecer….

En Mayo del 2013, en mi chequeo rutinario de cada tres meses, me encontraron en la tomografía que de nuevo tenía una posible masa en el hígado, me mandaron  a hacer un PET para confirmar y lamentablemente este examen ha confirmado que está de nuevo activa la enfermedad, tengo tres tumores, uno en cada lóbulo del hígado y uno en la arteria que lo alimenta… además de tener células malignas en intestinos y en el iliaco… me toca otra batalla… otra pelea por lograr sobrevivir y vencer esta enfermedad que me ha afectado en los últimos 8 años de mi vida…es la quinta vez que tengo reincidencia… pero estoy dispuesta a luchar por vivir y lograr estar sana de una vez por todas….

Espero que esta historia despierte en ustedes la luz de la Esperanza y aumente su Fe porque es cierto que DIOS esta acá y nos hace milagros ¡  Yo soy testimonio vivo de los milagros que hoy nos hace Dios.

————————————————————————————-

Gracias Ana, su vida ha estado llena de ángeles y hoy mediante su historia Dios nos pone uno a nosotros, para darnos fe, esperanza y fuerza. Gracias por compartir, Dios le bendiga siempre.

Ana Elizabeth Lavarreda Gargollo

Click en imagen para ver noticia

4 thoughts on “La mejor historia de fe y voluntad que jamás haya leído

  1. Antonio Ardiles says:

    Un saludo para Ana, el amor lo vence todo, es el mejor estimulo que tiene una persona para superar todos los problemas y dificultades que se puedan presentar.
    Ana ya es una heroina, sus hijos llevarán el signo de la perseverancia y del amor por siempre.
    Rezamos por ti Ana..!

    Antonio Ardiles
    Cel 051976222995
    Cajamarca Perú

  2. […] La mejor historia de fortaleza y coraje que jamás haya leído. […]

  3. Espero no se ne tome este comentario de manera negativa. Pero los milagros que Ana vio en su vida fueron hechos por el amor, la compasión y el cariño de gente que la quería. Además de eso, los milagros los hicieron los médicos, gracias a avances de la ciencia. No veo la mano de un ser super natural en ningún lado. Agradecerle a un amigo invisible da esperanza, es cierto, pero no más que eso. Si existiera un ser invisible que puede ayudarnos entonces un milagro hubiera sido que ella quedara sanada de su enfermedad.
    Creer que alguien con la capacidad de sanar no lo haga habiendo tantas oraciones es creer en un dios loco, maníaco, egoista y caprichoso…

    Nada personal.

    • Tal vez un poco tarde.. Pero ese ser q crees invisible t da la oportunidad hoy d que lo conozcas y q le permitas cambiar tu pensamiento transformar tu vida.. Hay cosas que para nosotros no tienen sentido porque nuestro pensamiento es finito y limitado pero el de Dios es infinito e delimitado,del día que le des la oportunidad de estar n tu vida ella cambiara totalmente y sabrás el verdadero sentido de la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *